TRASTORNOS DEL APRENDIZAJE

aprendi
Cuando el rendimiento académico de un niño, que está recibiendo la educación adecuada y tiene un nivel de inteligencia normal para su edad, es sustancialmente más bajo de lo esperado, es muy probable que estemos ante un caso de trastorno del aprendizaje.

Los trastornos del aprendizaje suelen clasificarse en tres tipos:

 

  • Trastorno de la lectura o dislexia: Distorsiones, sustituciones y omisiones en la lectura en voz alta y lentitud y errores de comprensión, tanto en la lectura en voz alta como en la silenciosa.
  • Trastorno del cálculo o discalculia: Tiene varias posibles causas:

 

      ○    No comprender o interpretar lingüísticamente los términos, las operaciones o los símbolos matemáticos.
      ○    No reconocer preceptivamente los números, signos aritméticos y las agrupaciones de objetos.
      ○    Falta de atención adecuada en signos y símbolos de una expresión o la memorización de cifras y operaciones intermedias.
      ○    Carencia en la habilidad de seguir secuencias y contar.

 

  • Trastorno de la expresión escrita o disgrafía: errores gramaticales, de puntuación y ortografía, incorrecta organización de los párrafos y una letra pobre.

 

Se consideran dos causas posibles para la aparición de este tipo de trastornos:
 

1- Desmoralización, baja autoestima y déficit en habilidades sociales.
2- Anormalidades subyacentes del procesamiento cognoscitivo que pueden haber sido debidas a predisposiciones genéticas, lesiones perinatales y distintas enfermedades neurológicas y médicas.

 

Un patrón de neurofeedback (el electroencefalograma completo que se realiza al niño al iniciar su tratamiento), nos permite diferenciar si se trata de un caso u otro.

En el primero de los casos el neurofeedback se utiliza para mejorar el estado de ánimo y disminuir la ansiedad, con la consecuente mejora del rendimiento escolar y la atenuación de los trastornos, que pueden llegar a desaparecer completamente.

En el segundo caso, la gran capacidad del neurofeedback para crear plasticidad neuronal, permite dirigir la creación de nuevas sinapsis a las áreas afectadas, consiguiendo disminuir la sintomatología del trastorno y la mejora del rendimiento escolar.