TRASTORNOS DE LA CONDUCTA

conducta
 

Existen dos manifestaciones típicas en la niñez de este tipo de trastornos:

 

  • Trastorno disocial: los niños que lo padecen tienden a infringir las normas y los derechos de los demás. Son niños habitualmente fanfarrones e intimidadores y propensos a la violencia física.
  • Trastorno negativista desafiante: Como su nombre indica, los niños que lo padecen son desafiantes, desobedientes y hostiles con las figuras de autoridad.

 

La prevalencia del trastorno disocial está entre el 6 y el 16% en varones y entre 2 y el 9% en mujeres. La prevalencia del trastorno negativista desafiante está entre el 2 y el 16% en general.

En ambos casos se suele encontrar un patrón de encefalograma característico, con poca actividad en el lóbulo prefontral y una dominancia excesiva del lóbulo izquierdo sobre el derecho. El lóbulo prefrontal es el que regula el comportamiento moral mientras que el hemisferio derecho es el que contextualiza las relaciones sociales y emocionales respecto a los demás.

El neurofeedback, ayuda al tratamiento de estos casos, promoviendo la plasticidad cerebral en dichos lóbulos deficitarios, compensando el anómalo funcionamiento de actividad cortical y mejorando la respuesta conductual de los niños afectados por estos trastornos.